Angela Stangoe

Un camino iluminado: Instituciones sanitarias y Terapia de Bosque para la salud mental severa en Inglaterra

Podrías escucharla durante horas. Angela quiere seguir abriendo mentes y corazones. Su infancia en Chipre, su vida en Londres y una profunda crisis: «El bosque me salvó», dice la Directora de Mind Hillingdon, una entidad de salud mental que lleva a sus pacientes a la naturaleza. Ha hecho estudios, ofrece formación en mayo en Windsor Park junto a FTHub, y da pasos transformadores en el sector de la Salud Mental en Gran Bretaña: ha visto mucho. Cómo la Terapia de Bosque ofrece a las personas con problemas graves de salud mental un momento de calma, asombro, juego y compartir con los demás como ninguna otra práctica proporciona. Angela participará en la II Global Summit los días 16 y 17 de abril.

El «Parque Negro» a la luz

«Me crié en Chipre y me encantaban los pinares de las montañas, el mar, los lagos y todo lo que hay en Chipre. Pero creo que de niña no apreciaba la naturaleza, la daba por sentada, hasta que me mudé a Inglaterra, a Londres, y de repente me sentí fatal. Sentía que todo era cemento y que todo estaba encima de mí. De niña, no sabes cómo expresarlo con palabras.

«Me fue muy bien en mi carrera. Trabajé para la BBC en Londres y en un alto cargo. Pero me sentía muy infeliz conmigo misma y básicamente tuve un viaje en el que me deprimí y luego tuve problemas con el suicidio.

«Fui a un lugar llamado ‘la pradera’. Durante el proceso de desintoxicación, pasé mucho tiempo en los jardines, en un manzanar, observando a los pájaros carpinteros corretear, comiendo manzanas y royendo los árboles. Y empecé a pasear por el parque. Había llegado a un estado en el que me daba bastante miedo ir al bosque debido a mi salud mental. Sentía que era un lugar aterrador.

«Una vez que empecé a mejorar, lo que supuso una especie de viaje de un año, estuve en el hospital durante un mes y luego salí, y estaba mucho mejor. Me tomé un año sabático y me iba al bosque dos horas y media todos los días.

«Siempre le digo a la gente que ese bosque me salvó, se llama Black Park. El hecho de estar en contacto con la naturaleza y dejar de tenerle miedo creó un entorno muy enriquecedor para mí como persona. Y aprendí a ir más despacio. Probablemente me di mi primer baño de bosque hace unos 20 años, sentada en un bosque, observando todo lo que pasaba, los árboles, el viento y los olores».

Problemas severos de salud mental y un momento para conectar

«No iba a volver a trabajar en un empleo de altos vuelos. Dije que iba a ser psicoterapeuta, que iba a ayudar a la gente. Y me especialicé en adicciones. Dirigí una clínica de adicciones en Londres durante un tiempo, full time, y luego acabé siendo la directora ejecutiva de Mind en Hillingdon y quise introducir la terapia de bosque.

«En cuanto vi estao llamado Baños de Bosque, pensé ‘esto eso’. Así que conocí a Alex, hace ahora unos siete años, e introdujimos la Terapia de Bosque en nuestro programa de recuperación de la salud mental. Y fue algo así como, ¿qué es esto? Y entonces los llevamos al bosque e hicimos una caminata con ellos y ha sido una de las mejores, yo diría, terapias curativas que tenemos donde la gente que está sufriendo realmente de problemas de salud mental bastante horribles y severos realmente encuentran un tiempo para conectarse.

«E incluso si están muy mal, pueden ver algo que les da una sensación de asombro en la naturaleza. Y creo que el asombro es muy importante porque cuando estás muy mal, todo parece negro y sombrío. Y si puedes tener un rayo de luz que te haga pensar, eso es realmente hermoso, creo que es el rayo que a veces la gente necesita».

Ha sido fascinante, un viaje fascinante y una forma fascinante de introducirlo en el sistema de salud mental porque es muy necesario, especialmente en Inglaterra».

El hombre con asombro

«Tenemos una persona que ha padecido esquizofrenia. Se la diagnosticaron a los 9 años y tiene unos cincuenta. No se comunica muy bien, sobre todo porque le dieron una medicación muy fuerte cuando era muy joven. Le hemos llevado a dar paseos de Terapia de Bosque y es casi como si se maravillara como un niño al encontrar cosas.

«Me alegra el corazón porque la vida le resulta muy difícil. Y muchos de nosotros no hablamos de ello. Supongo que de adultos ya no hablamos de cosas casi infantiles. Y eso le permitió tal vez hablar de cosas que eran muy infantiles para él. Lo asombroso que era, lo encantador que era, lo espiritual que le parecía la experiencia. Cuando lo llevamos al bosque, casi se produce una transformación en su comportamiento.

«Otras personas con las que trabajamos cuidan de personas con graves problemas de salud mental, que a menudo sufren ansiedad y depresión, y a las que podemos sacar a pasear y hacer que se sociabilicen, que se reúnan en círculos y compartan.

«Hay algo en tener un grupo junto en el que la gente siente, en realidad, que estas personas son como yo, y puedo hablar de cosas y puedo sentarme y no necesito hablar de lo que pasa en mi vida personal. De lo único que tengo que hablar hoy es de lo que he visto en el paseo. ¿Qué he hecho? ¿Qué me ha hecho pensar, vaya, qué bonito o qué interesante? Nunca antes había pensado en eso. Así que supongo que es çel bosque».

Apretar los sentimientos y Terapia de Bosque

«La naturaleza te ofrece un espacio en el que, si estás dispuesto a entrar y estar presente, te permite alejarte de todas las cosas que pasan en tu vida, que para algunas personas no son buenas. Aunque no estamos hablando de lo que está pasando en sus vidas, pero a veces la naturaleza desencadena cosas para la gente, y de repente tienen estos momentos en los que son como, nunca he pensado en algo así. O eso me recordó.

«Y creo que hay un problema real en torno a cuando estás realmente mal mentalmente, que puedes presionar todos tus sentimientos hacia abajo y comprimirlos todos y ya no estás en contacto con ellos, pero te enfermas como resultado de eso, o están vomitando por todas partes y estás fuera de control.

«Y creo que la Terapia de Bosque permite a la gente conectar con sentimientos que están flotando en su interior y de los que no son conscientes porque no se toman el tiempo de conectar. Así que casi conectando con el exterior, acaban conectando con el interior.

«Lo interesante de la Terapia de Bosque es que la mayoría de la gente, cuando empiezo a hablarles de ella, dice: bueno, sólo vas a dar un paseo por el bosque. Y yo les digo que no. Vamos a dar un paseo. Pero es un proceso por el que alguien pasa cuando da ese paseo».

Investigación y juego

«Permitimos que la gente piense y se conecte de un modo distinto y utilice una parte de su cerebro que no está acostumbrada a usar. Y eso es interesante desde el punto de vista terapéutico. Cuando hicimos nuestra investigación inicial sobre el tema, y lo hicimos para un proveedor de subvenciones para decir, ¿cuál fue la mejora de principio a fin? Observamos a personas con puntuaciones muy altas en ansiedad y depresión, y cuando terminamos, esas puntuaciones eran un 50% más bajas.

«Así que el impacto fue enorme. Es una terapia muy interesante porque reúne a las personas en grupo y les da tiempo para salir y conectar con la naturaleza de otra manera. Y también deja tiempo para que la gente juegue. Y eso es muchísimo.

«Como adultos, no tenemos tiempo para jugar y ser creativos muy a menudo, y creo que eso forma parte de la naturaleza curativa de la terapia. Pero es la naturaleza la que hace el trabajo. Nosotros sólo facilitamos el proceso».

Formación en los Parques Reales de Windsor  

«En cuanto a la formación en Windsor, hemos sido bendecidos, es la única palabra que puedo usar. Nos han cedido una zona del parque real de Windsor que normalmente no es accesible al público.

«Tenemos mucha suerte de haber podido acceder a esa zona y estamos muy agradecidos a los parques reales por habernos dado permiso. La idea es que la gente pueda venir a una zona céntrica de Inglaterra y disfrutar de una naturaleza accesible. Es la primera gran colaboración entre Mind y FTHub. Aunque he trabajado con Alex de diferentes maneras en el pasado, esta es la primera vez que trabajamos juntos.

«Y la idea es realmente para nosotros expandir este tipo de terapia en los servicios de salud mental convencionales en todo el Reino Unido. Y si eso significa que el sector de la caridad tiene que empezar a rodar la pelota, eso es lo que me gustaría ver.

«Así que me interesaría especialmente que la gente que es terapeuta viniera a esta formación de inmersión. Pero sería muy interesante compartir nuestras experiencias de trabajo con enfermedades mentales graves y enfermedades mentales en general, cómo esto puede ser utilizado como una herramienta, como una herramienta terapéutica dentro del sector. Necesitamos abrir los ojos y los corazones«.

 

Cortesía: Angela Stangoe – https://www.mindinhillingdon.org.uk/

Picture of Forest Therapy<br> Hub

Forest Therapy
Hub

Carrito de compra
Scroll al inicio