Franck Bernigaud

Proyectos históricos de Terapia de Bosque en Francia -y aplicada también al karate y a la vida

Franck Bernigaud puede hablar de su vida como un paseo por el Baños de Bosque. Y efectivamente, su camino lo ha llevado a maravillosos proyectos de Baño de Bosque y Terapia de Bosque en hospitales, escuelas y albergues, pero también las artes marciales que enseña se han llenado de baño de bosque para dar a su filosofía de vida y a su amor por su «compañera» la naturaleza un significado más elevado.

«Estoy trabajando en mi nuevo proyecto de vida: practicar, hacer que la gente practique, desarrollar la práctica y hacer que el Baño de Bosque sea accesible al mayor número de personas posible».

«Mientras finalizo mi certificación como Profesional de Terapia de Bosque, estoy en una intervención en el hospital de día de la región. Es una experiencia muy enriquecedora. Puedo ver y oír los efectos positivos de los baños de bosque en los pacientes a los que acompaño al bosque con dos acompañantes. Después de las 4 primeras sesiones de baños de bosque, los comentarios de los acompañantes terapéuticos y del psicólogo son muy alentadores y muy positivos sobre la práctica del Shinrin Yoku.

«Estoy ultimando un acuerdo con la Office Nationale des Forêts para el uso del bosque estatal cercano a mi casa durante un año para baños de bosque y, para 2023, para intervenciones conjuntas con agentes forestales sobre la relación entre el bosque y el bienestar. Un intercambio de prácticas y conocimientos para el público en general. Otra finca forestal perteneciente a mi departamento de residencia renovó a principios de enero el acuerdo de uso del bosque establecido en 2022 para 2023.

«También estoy trabajando en un proyecto con una escuela situada en una zona muy urbana para realizar inmersiones en el bosque para niños de las clases CP y CM1 para la primavera de 2023».

La compañera de todos los tiempos
«La naturaleza, desde que tengo uso de razón, siempre ha sido un universo que me ha fascinado. Empezó cuando era niño y principalmente con los animales que podía descubrir a través de libros o programas de televisión. Soñaba con hacer como los aventureros, recorrer la sabana o los bosques tropicales y/o ecuatoriales, lo que pude hacer de adulto.

«Mis primeros contactos fueron en la misma época, durante los días en que mi padre me llevaba con él a recoger setas en los bosques y selvas que había recorrido de niño o durante nuestros paseos por el campo. Mi padre me enseñó a reconocer los cantos de ciertos pájaros, los hábitos de ciertos animales del bosque.

«La naturaleza siempre me ha inspirado un profundo respeto por todo lo que la compone: animales, plantas, minerales y elementos como el agua, la tierra, el aire y el sol. La considero un ser vivo por derecho propio, igual que un ser humano. No la considero a mi servicio, sino como una compañera, una amiga o una pariente a la que nunca desearía que le ocurriera lo que no desearía que me ocurriera a mí».


«Hoy puedo decir que para mí la naturaleza es una ‘segunda piel’ y el baño de bosque un ‘ARTE DE VIVIR’. No vivo en el bosque, un poco a regañadientes, pero estoy en plena naturaleza y en el bosque siempre que puedo, varias veces por semana. Con cada nueva inmersión, siempre me asombro como un niño que descubre el bosque y los elementos por primera vez. La naturaleza y el bosque me han ‘curado’ durante mis burn-outs, estoy lleno de gratitud hacia ellos».

Cuando el baño de bosque se une al kárate

«La primera profesión que aprendí durante mis estudios fue la de horticultor en la creación de jardines y espacios verdes. Empecé a descubrir parte del funcionamiento de la naturaleza a través de mis clases. Luego, mientras buscaba trabajo, entré en una gran empresa de distribución donde hice carrera como ejecutivo. La «naturaleza» de las cosas me hizo comprender que aquello no era realmente para mí, de ahí un «burn-out». Al mismo tiempo, como profesional de artes marciales, aprobé un Certificado Estatal de Profesor y luego un Diploma Estatal de Juventud, Educación Popular y Deporte. Tras dejar el sector minorista, abrí mi propio club de kárate, donde sigo enseñando hoy en día.

«Hoy practico y enseño kárate de una forma más acorde con las energías de la naturaleza y los sentidos que tenemos para percibir nuestro entorno, sea cual sea. Se suele decir que el hombre ha utilizado su sentido de la observación para crear las artes marciales inspirándose en los animales y en su forma de acercarse a su entorno. Esto es a lo que me refiero hoy para enseñar karate: las energías, el uso de nuestros sentidos para percibir y ser, ‘ser’ no en la lucha ‘marcial’, sino en el desarrollo personal. La ‘lucha’ no es contra el otro, sino con ‘uno mismo’, por el bien de todos y cada uno. Encuentro este espíritu en la práctica del baño de bosque.

«El bosque no es un ‘otro’, sino un compañero, un amigo que me permite progresar, comprenderme, que participa en el desarrollo de mi bienestar. Tampoco es un ‘enemigo’, como nos han hecho creer y pensar durante generaciones, cuando éramos niños. Tenemos miedo de lo que no conocemos, y el baño de bosque reconcilia al ser humano con el bosque, la naturaleza y consigo mismo. En el bosque, el ‘miedo’ no tiene cabida, la fraternidad sí».

«Mi kárate y la práctica de los baños de bosque son hoy, en cierto modo, vasos comunicantes. Esto corresponde, en mi opinión, a la visión holística del bienestar: la Cabeza, el Cuerpo y el Espíritu».

Momentos del camino de la vida

«El camino me llevó entonces al ámbito educativo donde, durante 10 años, acompañé a menores de 15 a 18 años con grandes dificultades sociales y a menudo psicológicas. Un trabajo muy bonito donde el acompañamiento en cualquier forma también toma todo su sentido, tuve que dejarlo no por el público, sino por el desfase entre el campo y las exigencias administrativas y económicas. El resultado fue un segundo burn-out. Practico y me he formado en la Comunicación No Violenta de Marshall Rosenberg.

«Como comprenderás, repaso mi trayectoria vital hasta hoy y observo un momento de sintonía en el que recorrí el planeta en diferentes entornos y países: Amazonia, las tierras australes en Nueva Zelanda y Tierra del Fuego en la punta de Sudamérica, la sabana y el monte en África Occidental, los bosques ecuatoriales en Sudamérica, Japón».

«Tener tiempos importantes de introspección personal para comprender y ‘digerir’, en lo que a mí respecta y frente a una cierta ceguera a pesar de todo, que pasó por el Burn-out, sin duda extremadamente doloroso. Sin olvidar los círculos de compartir: mis cargos, mis compromisos personales, mis tiempos de silencio en mi vida social y profesional, mi matrimonio, el nacimiento de mi hija, etc…

·Y por último, el círculo de incorporación y ‘digestión’ de toda esta ‘información’, como los fitoncidas, para sentir que mi bienestar pasaba por mi presencia en la naturaleza, en el bosque y por el acompañamiento de las personas en esta naturaleza que tanto me aportaba».

Esto es lo que tienes que hacer

«Recuerdo bien cuando todo esto se abrió. Estábamos de vacaciones en Bretaña con mi mujer. Una oficina de turismo ofrecía baños de bosque, una actividad desconocida para nosotros en aquel momento. Una vez en el grupo, mi mujer me dijo: ‘Esto es lo que tienes que hacer, te va como anillo al dedo’. Todo se abrió entonces consciente e inconscientemente, como una evidencia, el baño de bosque reunió todas mis experiencias, mis conocimientos, mis deseos, mi deseo de contribución a la ecología, mi ‘filosofía’ de la vida, mi bienestar, el deseo de contribuir al bienestar de mis congéneres y del conjunto de los reinos de nuestra Madre Tierra. Más tarde, ‘caí’ en el sitio de FTHub. La propuesta de FTHub me encajó perfectamente».

 

Fotos: Cortesía Franck Bernigaud

Forest Therapy Hub

Forest Therapy Hub

Carrito de compra
Ir arriba