Nevin Harper

Nevin Harper, PhD, RCC: «Cuanto menos prescribas, mejor encontrarán el camino. La naturaleza provee»

Conoce a Nevin en primera persona, un destacado investigador, guía y profesor internacional de Terapia de Aventura.

Nevin Harper, PhD, RCC (Consejero Clínico Registrado), profesor de la Universidad de Victoria (Canadá), es educador de carrera -profesional- al aire libre, guía de naturaleza, trabajador juvenil y consejero clínico registrado. Presenta internacionalmente las terapias al aire libre como investigador, autor, formador y consultor. También es profesor en FTHub, autor de «Nature-based Therapy» (2019) y editor de «Outdoor Therapies» (2020).

«Además de crecer en un lugar muy remoto y de tener una infancia muy salvaje, sin supervisión y exploratoria en la que pude aprender mucho sobre la naturaleza en general, también aprendí a una edad muy temprana que mis elecciones y comportamientos también pueden tener un impacto en la naturaleza.»

Tenacidad y humildad: «No me fue muy bien en la escuela. Fui la primera persona de mi familia en graduarse en el instituto. Y ahora tengo un doctorado en educación, y parece un poco raro, así que sigo siendo bastante humilde con lo que he conseguido, sobre todo para los que asumen que tiene que ver con ser inteligente, ja, ja. Prefiero centrarme más en abordar nuevos aprendizajes y tareas con tenacidad y, en realidad, estar centrado en creer en mí mismo.»

Multitasking al aire libre. «Me dediqué a guiar durante la universidad y pasé años trabajando en diferentes empleos y con diferentes poblaciones; siempre quise más aventura. Guiar rafting y canoa, y llevar a jóvenes del sistema penal a expediciones de un mes de duración, patrullar con esquís, hacer control de avalanchas, incluso servicios de ambulancia en áreas remotas… sólo para mantener mi tiempo y energía invertidos en estar al aire libre y ser activo.»

«He dirigido grupos de aventura en Australia, Estados Unidos, Nueva Zelanda, México, Sudamérica y, por supuesto, en casa, aquí en Canadá. Realmente aprendí mucho sobre la vida y sobre mí mismo de mi tiempo en Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador. Los países andinos son algunos de mis lugares favoritos. Considero a Bolivia mi hogar lejos de casa».

El cielo a 5.000 metros de altura. «Algunos de mis trabajos favoritos son los que me permiten llevar a otras personas a lugares impresionantes o a entornos desafiantes, especialmente si hay un elemento de descubrimiento. He llevado a grupos de estudiantes universitarios a Bolivia, y han tenido experiencias de otro mundo, como despertarlos en medio de la noche a 5.000 metros para ver lo cerca que se puede estar de las estrellas y tener una noche casi sin luna, pero con un cielo totalmente iluminado por las estrellas, y luego verlos simplemente tumbados en sus colchonetas durante horas mirando el cielo».

El estado de ánimo, el agua y la ciencia. «Cuando empecé mi doctorado, tenía preguntas que iban desde la presión barométrica a los patrones meteorológicos, porque había trabajado en el océano con jóvenes delincuentes. Sabía que cuando entraban sistemas de baja presión el ánimo se volvía pesado y oscuro dentro del grupo y la gente se agitaba más. Tenía curiosidad, pero por suerte mi supervisor dijo que no a esa investigación».

«No soy un científico, bueno, soy un científico social. Hago sobre todo investigación cualitativa. Entiendo un poco de estadística. Cuando me involucré con Alex y el grupo Forest Therapy Hub, me pidieron que diera una conferencia sobre algunos materiales con los que no estaba realmente familiarizado, como el lado científico de esto, como los monoterpenos, los iones negativos, eso para mí ha sido divertido y súper interesante.»

Prescripción verde. «Ahora, en mi provincia natal, estoy trabajando con un grupo que ha conseguido que todos los médicos, cualquiera que esté registrado como profesional de la salud en esta provincia, prescriba ‘naturaleza’. Así que desde los médicos hasta los quiroprácticos, pasando por los naturópatas y los logopedas, todos ofrecen recetas verdes. Es una idea tan antigua reenvasada, que está llamando mucho la atención».

«Y entonces me preguntaron: ‘¿qué estamos recetando exactamente?’ Pocas personas han estudiado los mecanismos de cambio en este campo. Y el trabajo del Forest Therapy Hub es probablemente el más sofisticado que he visto hasta ahora en términos de alguien que lo reúna todo. Así que eso me entusiasma. Y eso es lo que me hace seguir investigando».

Las metáforas. «Al mismo tiempo, tengo una consulta privada. Soy un terapeuta basado en la naturaleza. Veo a mis clientes al aire libre, independientemente del tiempo que haga. Ahí es donde mejor trabajo. Y no llevo a la naturaleza a clientes que no quieren estar allí: quiero que la relación sea recíproca entre ellos y el entorno que los sustenta.»

«Sé que la generación de metáforas desde la perspectiva de un cliente sobre algo que ve o encuentra o experimenta en la naturaleza puede convertirse en una poderosa metáfora o espejo. La palabra entropía describe el ciclo de descomposición de la naturaleza. Una clienta observó que las hojas en descomposición seguían presentes mientras los nuevos brotes florecían. Hacía poco que había cumplido un año sin cáncer, y ahora, al llegar la primavera, ver todos los nuevos brotes verdes que surgían entre el barro y las flores de los árboles junto a las hojas del año pasado la sacudió emocionalmente. Vio paralelismos con el último año de su propia vida».

«Podría haberle dado esas metáforas. Pero tendrían menos significado para ella. Ella encontró las flores. Con el tiempo, llegó a hablar de su nueva oportunidad de vida o de su nueva oportunidad de crecimiento, y de dejar atrás un montón de cosas del pasado que podían haber conducido a su enfermedad. A partir de ahí, hemos desarrollado colectivamente y hemos seguido utilizando la narrativa tailandesa del proceso de renovación de la vida, así como la observación de lo que te deja o se deja atrás».

«Llevar a un cliente a ver en la naturaleza una imagen, un espejo, una metáfora, algo con lo que pueda relacionarse y permitir que esa historia se desarrolle en relación con él mismo, es una medicina poderosa«.

Cuanto menos, mejor. «Y entonces hay una reciprocidad entre nosotros y el mundo natural. Quizá no haya que recetar ni ser una especie de guía instructivo. Creo que la gente, cuando es guiada como corresponde, puede descubrir lo que necesita. Así que cuanto menos prescribas, mejor encontrarán el camino. Ellos descubren lo que necesitan. La naturaleza provee».

«No extiendo ningún poder curativo místico a la naturaleza más allá de mi sistema de creencias a mis clientes. Tengo una idea de lo que funciona, pero no soy como un psicoanalista convencional. No vuelvo a escarbar en las cenizas de la vida de alguien para encontrar su dolor».

«Estar al aire libre, ser físicamente activo, tal vez a veces subir una pendiente empinada y fangosa y sentirse realmente frustrado y encontrar la vieja ira y procesarla a través del cuerpo y prestar atención al cuerpo y realmente atender y honrar lo que tu cuerpo te está diciendo es suficiente. Y entonces ni siquiera tienes que hablar de lo que causó la ira en primer lugar porque hay una liberación. Una experiencia somática de un trauma pasado o de problemas de apego… El cuerpo ha hecho su trabajo, y se siente como ‘okey, lo he reconocido. Te he atendido. Sigamos adelante'».

Suciedad, espíritu y naturaleza. «Estoy escribiendo sobre esto por fin, me estoy poniendo a escribir un artículo ahora que se llama suciedad espiritual. Si alguna vez has conocido a viejos agricultores tradicionales y tienes conversaciones con ellos sobre la vida y el espíritu y Dios y la naturaleza, están conectados. Los habitantes de la ciudad desafortunadamente a veces no tienen tanto contacto directo. No ven, no sienten, no saborean. Se vuelven más distantes. En la actualidad, existen investigaciones interesantes que demuestran la relación entre el contacto con un suelo sano (la tierra) y la salud de nuestro intestino -el microbioma- que conecta nuestro interior y el exterior de nuestro cuerpo con el mundo natural. Esta investigación también muestra que cuanta más naturaleza tomamos -y me refiero a respirar, estar en contacto físico con ella, comer-, ¡se puede acceder mejor a la emocionalidad, y sí, incluso a la espiritualidad! Suciedad espiritual».

Forest Therapy Hub

Forest Therapy Hub

Carrito de compra
Ir arriba