Clare Cullen, Zambia (Zimbabwe)

Llevar a los niños al exterior: Baños de Bosque y la Terapia de Bosque en la educación de África

Clare Cullen lleva una vida tranquila, pero su viaje es una suave montaña rusa de dedicación a los niños, yoga, senderismo y frecuentes encuentros con la vida salvaje. Es licenciada en Historia, tiene un máster en Estudios Africanos y un postgrado en Educación. Nacida y criada en Zimbabue, se trasladó a Zambia, donde trabaja como profesora, después de asistir a la universidad en el Reino Unido y de sentir «esta profunda nostalgia por África del Sur». No es una persona que vaya a cafés o restaurantes. Para Clare, la diversión es quedar con alguien para dar un paseo al aire libre.

Es profesora de Ciencias Sociales en una escuela internacional de Lusaka (capital de Zambia) desde hace casi una década y ha visto la dependencia de la tecnología en los niños tanto como la sensación de felicidad que les aporta la naturaleza. El cambio climático es un tema que le preocupa especialmente, y comprendió que las estadísticas no provocarán el cambio, sino el amor y el cuidado del medio ambiente.

Como Guía Certificada de Baños de Bosque certificada y Profesional Certificada de Terapia de Bosque formada por FTHub, halló en los baños de bosque «el lenguaje» para su propia conexión con la naturaleza.

Cambio climático: ¿estadísticas o amor por la naturaleza?

«Cuando terminé la universidad quise hacer algo interactivo, ya que el trabajo académico me resultaba a veces solitario, así que hice un postgrado en Educación y empecé a dar clases en una escuela de Harare (Zimbabue), que es donde me crié. Después de tres años decidí que necesitaba un descanso y empezar a llevar el yoga a los niños. Pero la economía era muy difícil y creo que intentar ganar dinero con algo que me gusta te hace perder la pasión por ello.

«Recibí una oferta para enseñar en la escuela en la que estoy, así que me trasladé a Lusaka. El enfoque del aprendizaje en la escuela era totalmente diferente y me enamoré de ella al instante. Enseño Ciencias Sociales, por lo que puedo dedicarme a temas que me encantan, como los derechos humanos, el medio ambiente, el bienestar, el cambio climático y la degradación de los ecosistemas. Intento incorporar eso a mis alumnos siempre que sea posible.

«Mis lecturas, investigaciones y experiencias me llevaron por este camino: cada vez más ambientalistas se dan cuenta de que proporcionar estadísticas sobre el cambio climático no va a provocar acciones. Lo que va a provocar la acción es que la gente realmente se preocupe y ame el entorno natural donde vive».

El bosque y el lenguaje 

«Para mí, los Baños de Bosque fueron algo tan maravilloso… De repente tuve el vocabulario para describir lo que yo misma había experimentado. Empecé a notar conscientemente que era más creativa cuando caminaba por el bosque, estaba más tranquila, simplemente me sentía mejor, me sentía fresca allí. Leer y empezar a hacer la formación me dio el lenguaje. Soy una persona muy lógica y racional a quien realmente le gusta aprender, así que eso fue una gran puerta de entrada para mí. 

«Y cuanto más leía y experimentaba la conexión con la naturaleza y el contacto con el mundo natural, más empezaba a ver la necesidad de esto en los jóvenes».

«Dando clases durante la pandemia durante casi 2 años tuve periodos de intenso trabajo online  y he visto a mis estudiantes fatigarse muy rápidamente por esto. No me gusta usar la palabra adicción, sino dependiente de la tecnología, y cómo eso afecta a su interacción social con los demás, a su sentido de la felicidad.

«Ahora quiero llevar a los jóvenes la experiencia para que se den cuenta por sí mismos de que cuando estás en el mundo natural, cuando eres menos dependiente de la tecnología, realmente te sientes mejor. Y por eso incorporo el aire libre todo lo que puedo.

«Creo que la educación tiene que cambiar. Si vamos a abordar los problemas a los que se enfrentan en el futuro, tenemos que experimentar las cosas que realmente importan, para mí, es el medio ambiente. Hay muchas cosas que se están doblando en el tejido de las cosas que importan».

Los objetivos futuros de la educación 

«He incorporado actividades de conexión con la naturaleza en mis clases online. Empiezo mi clase con 10-15 minutos de, por ejemplo, una actividad en la que cada uno tiene que elegir y hablar como si fuera un ser de la naturaleza. La respuesta es estupenda, vuelven entusiasmados y muy frescos. No tiene que ser una hora, pueden ser 10 minutos, 5 minutos. Es refrescante, les rejuvenece.

«Estoy intentando poner en marcha un programa con el Departamento de Necesidades Educativas Especiales de mi escuela, para niños con TDAH, dislexia o dispraxia, que necesitan un poco más de apoyo en determinadas áreas de aprendizaje.

«A partir de mi formación como Profesional de Terapia de Bosque, estoy desarrollando un programa para estos niños de 12 a 14 años. Sé en mi corazón que incluso si estos niños lo hacen una vez a la semana, crecerán en confianza, serán más creativos, se sentirán más cómodos entre ellos.

«He visto que los paseos de baño en el bosque con los jóvenes, especialmente a los 10, 11 y 12 años, siguen siendo niños, pero se están convirtiendo en adolescentes, por lo que se preocupan por su aspecto, por lo que la gente piensa de ellos, y estas cosas empiezan a desaparecer… Es especialmente bueno para ellos ver a los adultos jugando en la naturaleza. Les hace sentir que está bien divertirse y ser un poco niños. Esto es algo que la educación general debe tener en cuenta».

Los paisajes que nos moldean: el bosque subterráneo

«He podido escalar montañas en África y estos vastos paisajes te hacen sentir muy espiritual. No soy religiosa, pero creo que tenemos una conexión superior con la naturaleza. Sólo es cuestión de despertarla.

Cuando crecí en Zimbabue, casi todas las vacaciones de mi familia eran de acampada en parques nacionales y me encontraba cara a cara con animales salvajes. Hay como estos estereotipos de África y la gente tiende a pensar en la sabana, con cebras y búfalos y leones. Eso existe, claro, pero hace un par de semanas estuve en el parque nacional más antiguo de África, que está en Zambia. Son sólo tierras planas (el Parque Nacional de las Llanuras, Liuwa), un paisaje extenso, con sólo hierba hasta donde se puede ver. Crees que es hierba, pero en realidad hay un pequeño tipo de árbol que crece y que se describe como un bosque subterráneo.

«También tienes regiones muy montañosas, rocas de granito, cascadas, ríos. Mientras que Zambia es uno de los países boscosos de África, Zimbabue es más diverso en cuanto a paisaje: hay montañas con niebla y ríos, colinas de granito, tierras bajas muy calientes y secas. Sigue habiendo rinocerontes, leones, leopardos y elefantes. El sur de África sigue siendo un lugar donde la vida salvaje puede prosperar. Tengo mucha suerte de haber crecido aquí.

«Capa tras capa llegué al Baño de Bosque y a la Terapia de Bosque. Espero poder llevar el aprendizaje fuera, al aire libre, donde realmente importa. Ahí es donde estoy hoy».

 

 

Ph: Cortesía Clare Cullen

Forest Therapy Hub

Forest Therapy Hub

Carrito de compra
Ir arriba