Monika Uklejewska

La Terapia de Bosque para niños con trastorno del espectro autista

Tiene una forma brillante y cálida de explicarse a si misma y a la naturaleza. Monika Uklejewska es psicóloga, FThub Profesional de Terapia de Bosque y formadora. Su vínculo con la naturaleza clamaba por salir de nuevo a la luz cuando se convirtió en madre y comprendió cómo la Naturaleza podía ayudar a los niños en el espactro autista, como una Madre que daba alegría y seguridad, que calmaba con sus estímulos naturales como ninguna terapia en interiores podía hacerlo.

«La naturaleza y el bosque no eran lugares que visitaba; eran espacios donde vivía, una extensión de mi hogar. Allí pasaba la mayor parte de mi tiempo libre jugando con amigos, dando paseos, yendo a casa de mis amigos por el bosque o buscando consuelo cuando me sentía incomprendida. La naturaleza ha sido mi hogar desde el principio de mi vida, una parte integral de ella.

«Llegó un momento en mi vida adulta en que ya no me sentía ‘en casa’. Los sistemas existentes ya no encajaban. Los arreglos, las relaciones, las dependencias, mis roles. Sentía que no era enteramente mío. Inconscientemente, como con el piloto automático, empecé a gravitar cada vez más hacia la naturaleza.

«Cuando volví a mi bosque de la niñez, sentí y recordé mi olvidada y profunda relación con la naturaleza. Lo comparaba con el encuentro fortuito con un amigo perdido hace tiempo. Un amigo que me conoce, me acepta y me abraza, con el que puedo llorar y reír, con el que me siento segura. Volver a la naturaleza fue como volver a los brazos reconfortantes y amorosos de una madre. Brazos en los que me sentía segura y bien. Como si me hubiera perdido en el ajetreo de la vida y hubiera redescubierto allí mi ‘copia de seguridad’. Recordé mis recursos y me sentí como en casa.

«Tomé la decisión de alimentar y continuar esta estrecha relación con la naturaleza. Con la formación del FTHub encontré a más gente que veía el bosque de forma parecida a la mía. Era como si todos habláramos un idioma único y común. Era un hermoso sentimiento de comunidad».

Naturaleza y autismo

«Al principio, mi profesión no me relacionaba con la naturaleza. Mi primera carrera fue informática y también intenté estudiar economía, pero entonces quedé embarazada y decidí dedicar mi atención a mi hijo y a mi nuevo rol de madre. Poco después nació mi hija.

«Sentí que quería hacer algo nuevo profesionalmente. El universo no me hizo esperar mucho para darme una señal, porque a mi hijo, que entonces tenía casi 3 años, le diagnosticaron autismo. Al principio fue un momento muy difícil para mí, pero la lucha por su futuro se convirtió rápidamente en una pasión. Era increíble observar cómo su desarrollo progresaba rápidamente gracias a las intervenciones terapéuticas, y los déficits se subsanaban.

«Fascinada por este proceso, decidí estudiar Psicología. Varios factores me llevaron a decidir convertirme en terapeuta de niños con espectro autista (método ESDM).

«Trabajécon niños con sensorialmente sensibles a los que les resultaba difícil conectar con personas en lugar de con objetos, sobre todo en lugares llenos de objetos y estímulos. Estos lugares tenían luz artificial, materiales artificiales y multitud de distracciones en forma de colores, sonidos, objetos y olores. Fue después de completar la formación en FTHub cuando decidí combinar mis habilidades terapéuticas y mis habilidades para trabajar con el bosque a través del método FTHub».

El alivio de la Madre Naturaleza

«La naturaleza como escenario de intervenciones terapéuticas para niños con espectro autista parece ser una solución ideal. ¿Por qué? El bosque es un entorno que calma nuestros sentidos, lo que tiene efectos beneficiosos para los niños sensibles sensorialmente, proporcionándoles una sensación de alivio y confort.

«Además, para que se produzca un proceso de aprendizaje, son necesarios ciertos factores, como una sensación de seguridad (aquí, el terapeuta desempeña un papel vital, pero el bosque y la naturaleza definitivamente la facilitan), el nivel adecuado de excitación en el niño (la excitación excesiva o las distracciones relacionadas con los estímulos que suelen encontrarse en interiores pueden obstaculizar por completo el proceso terapéutico) y, por supuesto, las intervenciones del terapeuta.

«Los niños con autismo suelen tener varias horas de sesiones terapéuticas al día, y la terapia consume la mayor parte de su jornada. Pasan la mayor parte del tiempo viajando en coche para llegar al lugar de la terapia y luego permanecen en espacios cerrados donde tienen lugar las sesiones.

«Cuando combiné mis conocimientos sobre el impacto del contacto con la naturaleza en el desarrollo de los niños con mis conocimientos sobre la terapia ESDM, me resultó evidente que llevar a cabo sesiones terapéuticas en la naturaleza sería la solución ideal para los niños con espectro autista. Tengo previsto seguir desarrollando esta vía en un futuro próximo».

El niño que liberaba emociones en la naturaleza

«Cada vez que trabajo con personas en la naturaleza, ocurren cosas, situaciones y descubrimientos increíbles. Los participantes, al sentirse seguros y aceptados, pueden quitarse la pesada armadura que llevan en la vida cotidiana y abrirse a la experiencia de la naturaleza y de sí mismos. Yo lo compararía con un estilo de apego seguro entre una madre y un hijo: el niño puede explorar libremente porque sabe que hay una madre que responderá a sus necesidades, garantizará su seguridad y estará allí cuando regresen.

«Recuerdo especialmente una experiencia en el bosque con un grupo de niños de una guardería. Entre ellos había un niño que tenía una situación familiar difícil. Se guardaba todas las emociones difíciles dentro, no sólo se desconectaba de ellas, sino que se cerraba a experimentar la belleza y la alegría.

«Durante su estancia en el bosque, algo en él se rompió de repente. Liberó sus emociones a través de las lágrimas. Soltó lo que había estado reteniendo durante mucho tiempo. Creé un espacio seguro para que llorara, compartiera sus sentimientos, no estuviera solo, y le di aceptación y atención.

«Volvió de aquel bosque como si acabara de regresar de un viaje realmente agotador. Incluso su cuerpo y su forma de andar parecían diferentes. Era como si la tensión se hubiera calmado y su cuerpo pudiera por fin descansar. Y pudiera volver a ser un niño».

 

Ph: Cortesía Monika Uklejewska

 

Picture of Forest Therapy<br> Hub

Forest Therapy
Hub

Carrito de compra
Scroll al inicio