Melissa Lem

La iniciativa canadiense de la prescripción verde: una conquista histórica en un paraíso natural

El primer trabajo de Melissa Lem como médica fue en el norte de la Columbia Británica. Allí estaba ella, una doctora rural de familia recién llegada a sus 20 años, prestando servicios completos de atención primaria, atendiendo partos en mitad de la noche y tratando a pacientes en estado crítico en una sala de urgencias rural rodeada de bosques, osos y montañas.

De adulta, la naturaleza seguía siendo ese lugar seguro en el que se sentía pertenecer y al que acudía para desestresarse, una conexión que había crecido constantemente desde la infancia. Y fue después de empezar a trabajar como médica de familia cuando todo fue «una bola de nieve».

La Dra. Melissa Lem, MD, CCFP, FCFP, es directora de PaRx, el programa nacional de prescripción de naturaleza de Canadá, impulsado por la BC Parks Foundation. Hará una presentación durante el III Seminario Iberoamericano Naturaleza, Salud y Bienestar.

«La naturaleza era donde me sentía segura, donde iba a encontrar consuelo cuando estaba estresada de niña. Crecí en un barrio mayoritariamente blanco de Toronto y no siempre sentí que pertenecía a él: me acosaban en el patio de la escuela, y en la acera, porque realmente no había mucha gente que se pareciera a mí.

«Descubrí que era en el huerto tradicional chino de mi padre, en el parque de la calle de abajo, en el barranco, o en los árboles y los arbustos de los bordes del terreno de la escuela donde sentía que pertenecía.

«Mi parque nacional favorito es probablemente la Reserva del Parque Nacional Pacific Rim, en la isla de Vancouver. Cuando estaba en la residencia, formándome para ser médico de familia, recuerdo que fui a la playa por primera vez y vi cómo el final desaparecía en la niebla. Una sensación de amplitud. Y las algas marinas, esas enormes y largas algas, eran una experiencia mágica. No se puede evitar el asombro cuando se está en un entorno así.

«Era una médica de familia rural en el norte de la Columbia Británica, donde de repente me vi rodeada de más naturaleza de la que había experimentado en toda mi vida. Era una recién licenciada que dirigía la sala de urgencias, atendiendo partos en mitad de la noche. Me encantaba, porque cada vez que tenía un turno estresante o un largo día de trabajo, inmediatamente me metía en el jardín del hospital o cruzaba la carretera para subir a una hermosa montaña. Podía ver las montañas por la ventana de mi casa y a los osos en mi camino».

Prescripción verde

«De vuelta a Toronto me di cuenta, escuchando los coches y mirando todo el vidrio y el cemento, de que la razón por la que me sentía estresada era porque echaba de menos la naturaleza. Y pensé que esta sensación intuitiva que tengo no puede ser real a menos que esté respaldada por ensayos de control aleatorios e investigaciones. Así que me senté ante el ordenador y aparecieron cientos de estudios.

«Pensé, ‘no aprendí sobre esto en la escuela de medicina. No he oído a otros médicos hablar de los beneficios de la naturaleza para la salud. Tengo que comunicar esto al público, a mis colegas, para que todos sepan que pueden desestresarse y estar más sanos cuando pasan tiempo en la naturaleza’. Y a partir de ahí todo fue una bola de nieve. En 2018 empecé a colaborar con la BC Parks Foundation -el socio benéfico oficial de BC Parks- y con el apoyo de su personal dedicado y creativo, y la credibilidad y autoridad de una importante organización centrada en la naturaleza, pudimos lanzar juntos PaRx, el programa nacional de prescripción de naturaleza de Canadá.

¿Cuánta naturaleza recetar?

«En nuestro programa tenemos una recomendación estándar de pasar al menos 2 horas en la naturaleza cada semana, al menos 20 minutos cada vez. Y estos objetivos se basan en estudios que salieron en 2019. Uno de ellos mostró que las personas que pasaron más de 120 minutos en la naturaleza cada semana reportaron una salud y un bienestar significativamente mejores.

«La recomendación de 20 minutos proviene de otro estudio en 2019 que mostró que entre la marca de 20 y 30 minutos es cuando su caída de cortisol, o la hormona del estrés, es la más rápida.

«Lo bueno es que puedes aprovechar esos beneficios para la salud siempre que sientas que has tenido una experiencia significativa en la naturaleza. No hace falta estar en una playa desierta, ni en medio del bosque, ni en la ladera de una montaña. Puedes encontrar la naturaleza en tu jardín, en el parque de tu barrio, paseando con tus amigos por un sendero o por la playa. Lo define cada uno».

Mentes abiertas: el cuarto pilar de la salud

«Tenemos que abrir nuestras mentes y estar dispuestos a aceptar un nuevo modo de práctica. Aunque la prescripción de naturaleza fue nombrada una de las ocho principales tendencias mundiales de bienestar en 2019, obviamente aún no es la corriente principal en todo el mundo, pero está basada en la evidencia. Mejora la salud de los pacientes. Y deberíamos considerarla como el cuarto pilar de la salud, tan importante como la dieta sana, el ejercicio y el sueño para mantener un estilo de vida saludable.

«En el III Seminario Iberoamericano hablaré sobre la evidencia que hay detrás de los beneficios de la naturaleza para la salud, las teorías que explican por qué la naturaleza es tan buena para nuestro cerebro y nuestro cuerpo, y también describiré nuestro programa de prescripción de naturaleza y algunos de los éxitos que ha tenido en todo el mundo y en Canadá.

«Recetar naturaleza es una intervención eficaz para la salud planetaria: se protege lo que se ama. Y las personas que están más conectadas con la naturaleza también son más propensas a adoptar otros comportamientos proambientales, como el reciclaje, la conservación de la energía y la defensa de la acción climática. Así que también se crea un cuerpo de personas que están más conectadas con la naturaleza, conscientes de lo importante que es el planeta para nuestra salud y que también estarán motivadas para protegerlo.

«Tenemos más de 7.000 prescriptores registrados en Canadá, lo que me parece sorprendente apenas un año y medio después de nuestro primer lanzamiento. Si eres un profesional sanitario canadiense autorizado, puedes registrarte para recetar en www.parkprescriptions.ca«.

La prescripción de la naturaleza, un progreso «impactante» en la salud

«La paciente que mejor recuerdo es una mujer que se había trasladado desde Europa y sufría ansiedad y depresión. Durante nuestra primera cita, le pregunté cuánto tiempo pasaba al aire libre, y me dijo: ‘Tengo miedo de pasar tiempo al aire libre porque los parques están más llenos de lo que me gustaría. Aunque recuerdo que me sentía mucho mejor cuando hacía senderismo en casa’. Esto ocurrió durante el confinamiento por el COVID.

«Al principio le receté la medicación, como me había pedido. Y luego, durante nuestra segunda cita tras el lanzamiento de PaRx, le pregunté: ‘¿Cómo te sentirías si te recetara naturaleza? Por lo menos dos horas a la semana, al menos 20 minutos cada vez, y tal vez pasar tiempo con amigos al aire libre porque es mucho más seguro que estar dentro’. Y ella dijo: ‘Vale, lo intentaré’. Y le di su receta de naturaleza.

«Todavía recuerdo las palabras que me dijo un mes después: ‘Estoy sorprendida por los progresos que he hecho. Estoy menos ansiosa. Salgo a la calle y me relaciono con mis amigos, y me siento mucho mejor. Gracias. Creo que esto es justo lo que necesitaba’.

«Creo que en este caso, probablemente fue una combinación de medicación, más el permiso para salir al exterior, el permiso para priorizar la naturaleza como parte esencial de su estilo de vida, lo que marcó la diferencia».

 

Ph: Cortesía Melissa Lem

Forest Therapy Hub

Forest Therapy Hub

Carrito de compra
Ir arriba