Wallace J Nichols

El Hombre Agua: vida y ciencia profunda fluyendo, a través de la crucial y maravillosa Mente Azul

Único en su tipo, el Dr. Wallace J. Nichols, Biólogo Marino licenciado en Economía, Español, Política, Ecología de la Vida Salvaje y Biología Evolutiva, dice que quería más que ciencia, «un conjunto de herramientas para resolver problemas». El corazón de su motivación es remodelar la narrativa del agua, restaurar esa ecuación de valor, no sólo sus beneficios económicos y ecológicos, sino el valor emocional del agua. Amante de las cosas nuevas y únicas, sintiendo molestia con la redundancia, el autor de Blue Mind (y creador del Blue Mind Movement), siente desde muy joven el agua como «hogar». El bosque está hecho de agua, dice quien es todo fluidez, desde la libertad de pensar hasta la libertad de hacer lo necesario para preservar todas las aguas salvajes y lo que él llama «las Siete formas del agua».

«Yo era callado e introvertido, y alrededor de la gente me sentía incómodo y molesto. Pero siempre que estaba en o bajo el agua, me sentía en casa. Luego decidí que quería ser biólogo marino porque podría vivir esa sensación como una carrera. A medida que avanzaba, me di cuenta de que no solo quería estudiar. Quería ser útil para el agua. Quería ser un solucionador de problemas, no solo describir problemas. ¿Quién retoma la investigación y realiza el trabajo para crear el cambio y resolver los problemas? Quería hacer ambas cosas.

«En cuanto a mi preparación académica, traté de llenar esos espacios. Así que tengo un título en biología, en español, en economía y política, en ecología de la vida silvestre y biología evolutiva. Y si lo pones todo junto, es un conjunto de herramientas para resolver problemas».

Emoción y Neuroconservación

«Me di cuenta de que lo que faltaba y era tan frustrante en la academia era la parte emocional. Te decían que dejaras esa parte fuera porque no era seria ni científica. Y es seria. La razón por la que me inscribí en primer lugar fue esa conexión emocional, 100%. Mi vida entera estaba siendo impulsada por esa conexión emocional.

«Eso me llevó a explorar los aspectos de Neuropsicología de esta conexión con la naturaleza y el agua. Durante los últimos 15 años, he estado haciendo eso además de estudiar tortugas marinas y trabajar con plásticos y áreas marinas protegidas.

«El trabajo de Blue Mind surgió al darme cuenta de que eso estaba completamente ausente de nuestras herramientas, en términos de restaurar y proteger lagos y ríos y océanos y bosques. Así que la combinación de trabajo ahora es biología de la conservación, pero también lo que llamo Neuroconservación, que es conectar la neuropsicología con la restauración del mundo natural.

«Me siento rico cuando tengo libertad intelectual y puedo pensar en algo, imaginarlo y comenzar a hacerlo sin depender de personas que no entienden. He estado en roles donde era un científico principal y no podía hacer nada debido a tanta burocracia.

«Me alejé y decidí que no puedo volver a esa caja de ninguna forma. Así que comencé a financiar mi salario colectivamente, me da mucha libertad para ser creativo y simplemente hacer cosas que sé que son buenas. Puedo lograr mucho, diez veces más de lo que haría si estuviera atrapado en la caja de alguien. Y eso se siente bien. Eso es más importante para mí que el dinero. Creo que parte de mi trabajo está más dentro de los límites académicos, pero parte de él permite que la poesía y el arte se entrelacen con la psicología y la neurociencia».

La misión de Blue Mind

«Ante todo, infravaloramos el agua en todas sus aportaciones, especialmente los beneficios emocionales del agua. No lo enseñamos en la escuela. No hablamos de ello. Y cuando infravaloramos la naturaleza o nos infravaloramos unos a otros, nucna ocurre nada bueno.

«Lo mismo ocurre con la naturaleza. Y esa es la base de mi motivación: arreglar esa ecuación de valores, contar una historia mejor sobre el agua. No sólo la que habla de los beneficios ecológicos y económicos, sino también de los beneficios emocionales, espirituales y sociales. Esa es la base de la conversación.

«Reconocer que los árboles están hechos de agua, la hierba está hecha de agua, la fauna está hecha de agua. Nosotros estamos hechos de agua. Nacimos del agua. No es sólo un pequeño nicho de la conversación; es toda la conversación. De hecho, si no lo entiendes, vamos a pasar un rato hasta que lo entiendas.

«Y eso no es sólo un pensamiento poético, es un hecho y punto. Y de alguna manera no lo entendemos en la escuela. Entonces, ¿cómo creamos una nueva historia? ¿Cómo creamos el nuevo ciclo del agua que incluya el bienestar humano, y cómo conseguimos que eso se convierta en conocimiento para todos?

«La idea de que el agua es medicina es muy antigua. Todas las culturas, todas las tradiciones espirituales de la historia de la humanidad han contado esa historia. Ahora tenemos que recuperarla. Todos los textos sagrados hacen referencia a la mente azul. Sólo le estamos dando una renovación y un nombre que no tenía y respaldándolo con la ciencia para aquellos que desean y necesitan ese respaldo. El agua es buena para nosotros, para la creatividad, nos calma, nos conecta con los demás y favorece una sana compasión, puede hacerte sentir más valiente cuando lo necesitas».

Las Siete Formas del Agua

«Cuando hablo de agua, me refiero al agua salvaje, por supuesto, el agua que fluye en ríos y arroyos y se acumula en estanques y lagos, y, por supuesto, el océano y las cascadas, en hielo, nieve y hielo, y nubes y niebla. Todo eso es agua. Pero también el agua en nuestros hogares, el agua domesticada en las bañeras, en las tuberías y los tanques, en los lavabos y las duchas, y las piscinas y los spas y las mangueras y los aspersores, y luego el agua urbana, que serían las fuentes y los frentes urbanos y todas las diferentes formas en que se utiliza el agua en pueblos y ciudades, que no es del todo doméstica y no es salvaje. Es este tipo especial de agua urbana tan importante para la vida en pueblos y ciudades.

«Luego se vuelve un poco más esotérico. El agua virtual sería la música y la poesía y el arte y las pinturas y las películas, las canciones sobre el agua y los poemas sobre el agua son una forma de Mente Azul. Todo eso hace que el agua salvaje sea portátil.

«La sensación de asombro, una pintura hace que esa sensación sea portátil. Así que puedes colgarlo en tu pared y sentir el océano a través del arte, a través de una canción sobre el agua, a través de Vivaldi, a través de Pablo Neruda, a través de cualquier persona que haya hecho artísticamente que la naturaleza sea portátil. Las llamo las siete formas del agua.

«Luego está lo imaginario, el agua que ves cuando cierras los ojos y recuerdas tu infancia o tu paseo de ayer, o incluso imaginas agua que nunca has visto realmente. Llevamos ese agua imaginaria a todas partes, y luego el agua encarnada. Entonces eso sería el espacio verde, es todo agua, principalmente agua, 90% agua.

«Si alguna vez has experimentado un incendio forestal, has visto la eliminación del agua, la evaporación del agua en la reducción del espacio verde. Realmente enfatiza cuánto de nuestros bosques y nuestras plantas y nuestros prados y nuestras zonas húmedas son agua. De hecho, tal vez por eso lo llamamos baño de bosque, porque es un baño, porque el bosque está hecho de agua.

«Y luego el agua metafórica, que es un poco diferente del agua imaginaria o virtual. Y es más o menos cómo el agua crea metáforas y cómo es la mayor fuente de metáforas en el lenguaje. Les pregunto a las personas, piensen en su metáfora de agua favorita, y una vez que comienzan, comienzan a fluir».

Prescripción Azul, Bluescriptions

«Estas metáforas del agua, incluso en ciencia, son útiles. Nos ayudan a explicar cosas nuevas. La metáfora es muy poderosa para ser creativo y pensar en cosas nuevas. Cuando hablo del agua, no me refiero sólo al agua salvaje. Son todas esas otras representaciones y formas.

«Y me encantaría recorrer todo eso con la gente y que tomaran notas de su propia vida y se dieran cuenta de que cuando ponen sobre el papel toda su agua en esas siete formas, es una lista increíble. Mi vida es agua en todas estas formas. Desde mi casa hasta mis ideas, pasando por mi imaginación, mis metáforas y mi memoria.

«Las llamo ‘prescripciones azules’. Puedo darte una Bluescription. Tú puedes darme una Bluescripción. Podemos dar a nuestros vecinos Bluescriptions. No necesitamos el permiso del médico o del terapeuta para decir: vamos a hacer este pequeño ejercicio y elaborar tu plan, como un plan muy a medida de quién eres y dónde estás ahora mismo.

«Que puedas decir ‘voy a practicar la Mente Azul todos los días de alguna forma’. Y he visto que funciona. Hay investigación clínica, normalmente compartimentada, o paseos por espacios urbanos azules o verdes. Pero en realidad, la vida se vive en este gran desorden. Cuando trabajo con personas o grupos, intento hacer este ejercicio de prescripción azul que creo que es mucho más personal y, como resultado, quizá más probable que tenga alguna eficacia en sus vidas».

«Las siete formas del agua, como las siete edades de la Mente Azul, comienzan con el nacimiento y pasan por la muerte. Así que puedes imaginarte esta especie de matriz tridimensional que crea tu Bluescription potencial. Y a medida que envejeces, el agua desempeña un papel diferente. El nacimiento desempeña el papel del amante, luego el del luchador, el de la justicia, luego el flujo y reflujo es cuando necesitamos agua para curarnos, mental y físicamente, y luego la muerte. Es un marco sencillo tomado de la obra de Shakespeare. Todo son etapas.

«Cuando eres un niño pequeño, el agua es juego. El amante, el luchador y la justicia: te enamoras de la gente, de los lugares, de las ideas, de las cosas que te importan. Luchas por la gente, los lugares y las ideas que te importan. Y la siguiente edad mediana es la justicia, en la que eres responsable de las personas, los lugares y las ideas. Hay que ser creativo para resolver los problemas. Y necesitamos agua para mantenernos creativos y resilientes. Luego, el flujo y reflujo es cuando cronológicamente tiende a llegar más tarde en la vida. Luego, por supuesto, al final de la vida, el agua desempeña un papel en la conmemoración, el duelo y el luto.

«Muchas personas quieren que sus seres queridos se reúnan junto al agua. E incluso han explorado la posibilidad de morir simplemente en el agua. Así que si sabes que vas a morir, ¿por qué no hacerlo flotando en el agua en lugar de en una cama? Yo me apuntaría a eso. Sería el círculo perfecto. Vuelves al lugar de donde vienes. No es del polvo venimos y al polvo volvemos. Creo que es del agua, al agua. Y si logísticamente tuviera sentido, creo que preferiría estar flotando en una bañera caliente y salada, tal vez con la gente que quiero a mi lado cuando respire por última vez y me vaya.

«Si vas a tu agua para cuidarte, estupendo. Ahora ve a buscar a alguien que lo necesite, ve a buscarlo y llévalo a meterse en el agua, o a hacer esa actividad. No soy solo yo. Somos nosotros. Y siempre pensando ¿a quién conoces que lo necesite? Y así es como se construye el movimiento».

 

Ph: Cortesía de Wallace J Nichols – Blue Mind – , Rachel Moore y (para Outside Magazine) Jeff Lipsky.

Forest Therapy Hub

Forest Therapy Hub

Carrito de compra
Scroll al inicio