Jon Gottsegen

Conexión con la naturaleza: el «inter-ser» en las montañas de Colorado y el camino espiritual de los Baños de Bosque

Habiendo crecido en los suburbios de Nueva York, ir de excursión a los 13 años abrió una puerta para el Guía de Baños de Bosque FTHub Jon Gottsegen. Máster en Planificación Medioambiental, trabajó en sistemas de información geográfica convirtiéndose en jefe de datos de Colorado, donde se trasladó tras desear que las montañas del oeste fueran su patria. Ahora, es director espiritual guiando viajes en la naturaleza, donde incluye el Baño de Bosque y una guía especialmente profunda hacia lo que él llama «inter-ser».

«Siempre me ha gustado estar en la naturaleza y siempre he querido mudarme al oeste, a las montañas. Así que finalmente lo hice, y entonces empecé a conectar con ella de una forma más explícita o conscientemente espiritual. Hice una especie de conexión espiritual con la naturaleza a través de una perspectiva judía hace varios años. Y luego he hecho muchas cosas estableciendo esa conexión profunda con el entorno natural. Hace un par de años, dejé ese trabajo y dediqué la mitad de mi tiempo al trabajo espiritual y con la naturaleza.

«Siempre tuve la sensación de que había algo más, algo más grande. Estaba en un servicio religioso judío el sábado por la mañana y algo me hizo clic. Algo cobró vida en mí, algo profundo, me gusta decir genéticamente. Fue como si algo en mi ADN se encendiera. Y fue entonces cuando pensé que todo esto de ser judío iba por allí».

«Trabajo mucho con grupos de hombres y estábamos haciendo algunas ceremonias profundas y encontré una maestra y mentora y así fue como ocurrió la idea de convertirme en director espiritual. Encontré esta área de práctica en el judaísmo que nunca antes había descubierto y que era realmente profunda, rica y significativa. Digo que aprendí a rezar en la cabaña de sudación. Esas oraciones salían de mi propio corazón, volví a mi propio linaje, a mi propia liturgia, la liturgia judía.

«Y tomo prestado de la rama filosófica de la fenomenología: cuando estamos en la naturaleza, es un proceso de inter-ser. A veces digo que lo llamo interamor. Es esta red de ser».

«Cuando salgo a pasear con la gente, suelo empezar con el Baño de Bosque abriendo los sentidos y esos momentos, y luego invito a lo que yo llamo vagabundeos, sus propios momentos individuales con cierta orientación espiritual e invitación a ello. Ese primer paso de entrar en esa conexión es importante.

«Aunque me guío mucho por el calendario y los observadores judíos, etc., siempre hago que estas cosas sean muy ecuménicas. Los temas y demás son universales. Cuando estoy en el bosque, en la tierra, mi corazón se abre. Es un proceso en el que me siento profundamente enamorado y eso es lo que me encantaría llevar a la gente, porque creo que eso es lo que este mundo muestra estar necesitando».

«Somos íntegros. No a pesar de nuestras heridas, porque todos estamos heridos. Como diría un rabino, o Leonard Cohen, todos estamos rotos. Todos estamos agrietados. Y estamos enteros por eso. Nuestra integridad incluye todas esas cosas. Nuestras heridas y nuestros quebrantos. Y por eso creo que el primer paso es tocar e invitar de verdad a esas heridas y descubrir cómo aceptarlas amorosamente para empezar.

«Y qué mejor lugar para hacerlo que el bosque: hay ruptura y hay amor, hay resiliencia y también dolor y heridas. La tierra puede ser un modelo, un ejemplo de ello y, al mismo tiempo, creo que podemos ofrecerlo. La tierra nos apoya y nos da recursos en ese proceso y sostiene nuestra vulnerabilidad».

 

Fotografías: Cortesía Jon Gottsegen

Picture of Forest Therapy<br> Hub

Forest Therapy
Hub

Carrito de compra
Scroll al inicio