Francesca Corona

Baños de Bosque en Cervia-Milano Marittima, una exclusiva villa de pinares costeros

Francesca Corona vive en Parma, a medio camino entre Bolonia y Milán, en el norte de Italia. Organizadora Profesional de Congresos que trabaja en una unidad de negocios internacional desarrollando congresos europeos y en el extranjero, licenciada en Lenguas Extranjeras y Literatura Europea, decidió formarse con FTHub como Guía de Baños de Bosque después de pasar días y noches en los bosques de Cervia a los que acude desde los 3 años.

Cervia -Milano Marittima es su lugar especial, una exclusiva villa donde italianos y extranjeros pasan el verano. Cervia lo tiene todo: playas, bosques, un clima maravilloso y las famosas salinas comercializadas por lores en el siglo XV. Y ahora, ofrece también paseos de Baños de Bosque. Eso es gracias a Francesca, que escuchó una voz tras el reciente fallecimiento de su nonna, recordando que fue la primera persona que le dijo de pequeña en su casa de Cervia: ‘Mira la ventana, mira fuera, mira el bosque y los pinos‘».

Devolverle a los árboles

«Soy OPC (Organizadora Profesional de Congresos), viajo mucho y he pasado 20 años de mi vida profesional dedicada a mi trabajo. Pero la pandemia y mi formación de Guía de Baños de Bosque fueron una ocasión para ver las cosas desde una perspectiva diferente y recuperar algunas partes de mí misma. La formación fue una experiencia realmente maravillosa. Todas las piezas se juntaron. Los Baños de Bosque son de alguna manera una llegada pero también un nuevo comienzo.

«Solía pasar mucho tiempo a solas en la naturaleza, sólo para intercambiar sentimientos y experiencias, en la playa y en los bosques. Es algo muy natural para mí. Tengo suerte porque tenemos una casita en la costa del Adriático, en Cervia -Milano Marittima. Allí pasé toda mi infancia y juventud, me crié allí. Pasaba momentos maravillosos con mi abuela y mi abuelo. Hay un bosque de pinos, un parque natural que abarca 20 kilómetros cerca de la playa. Desde que tengo uso de razón, me divierte pasar tiempo allí, y pensé que podía devolver algo a esos árboles porque pertenecen a mi vida«.

«En 2019 una tormenta de viento destruyó cinco mil pinos, fue un daño enorme, un desastre y me di cuenta de que podía hacer algo por ellos. Cuando estaba triste, o preocupada o estresada tenía tiempo para recuperarme durante el fin de semana en mi escapada, mi escape natural. Así que me iba allí un par de días y para mí era renacer de nuevo cada vez. Dejo mi equipaje, me cambio de pantalones y ‘¡Via!, voy a la pineta’«.

El signo del círculo, el turismo y los baños de bosque

«Para mí fue espontáneo asociar ese lugar a los Baños de Bosque, y esta relación se alimentó con el tiempo. Porque al principio era mi desahogo personal, para encontrar la paz, para recuperarme del estrés, para volver a hablar conmigo misma, y luego me di cuenta de que era mi forma de hacer los paseos de Baño de Bosque para mí y, cuando se produjo ese daño, les prometí a esos pinos que les devolvería algo. Ellos me ayudaron cuando lo necesitaba.

«El verano pasado perdí a mi abuelita de 98 años, ella fue la primera persona en mi vida que me dijo ‘mira la ventana, mira el bosque y los pinos‘. No sé cómo decirlo, pero creo que es una especie de círculo que se cierra.

«Me puse en contacto con la oficina de turismo de Cervia. Sería estupendo ofrecer esta idea a la gente que va allí, a los turistas, a los adultos mayores, está muy cerca del centro de la ciudad. Organizan paseos ecológicos y visitas a las salinas del interior. Y dijeron que sí. Me escucharon. Dijeron que querían poner en marcha los Baños de Bosque pero que no habían sabido por dónde empezar».

«Ofrecí el primer paseo gratis, para mostrar esta práctica. Recogeré una contribución simbólica porque me gustaría destinar los fondos al proyecto de reforestación del bosque. El objetivo es conectar el destino Cervia -Milano Marittima con los Baños de Bosque y aumentar la conciencia de la gente sobre la importancia de la naturaleza, no sólo el lugar y la villa, sino una profunda conexión con el medio ambiente».

Ser testigo de la explosión en momentos sencillos

«Recuerdo muchos momentos que me impresionaron mientras guiaba, todavía me sorprende ser testigo de la reacción de la gente en momentos muy sencillos: lo fácil que es para la gente abrirse a su propia conexión con la naturaleza. Le dije a una señora ‘mira a tu alrededor lo que se mueve’, y durante la puesta en común me dijo que inmediatamente pensó que nada se movía, ‘pero luego me paré, y casi lloré porque todo lo que me rodeaba estaba en movimiento’, dijo.

«Es un momento en la naturaleza que hace que la gente vaya inmediatamente al punto. La gente va directamente al significado, como cuando dice aquí me siento en casa‘.

«Guiar es mi pasión. Los Baños de Bosque me han cambiado: hago mi trabajo con energía positiva, y las personas que trabajan conmigo también se sienten mejor. He mejorado, estoy mejor, siento una nueva energía y estoy segura de que viene de los Baños de Bosque, no sólo como Guía.

«Me recuerdan que hay un sentido, una forma diferente de ver las cosas, de enfocar las situaciones y los contextos, y esto me ayuda mucho. Guiar en Cervia es un sueño hecho realidad. Un sueño que creo viene desde tiempos remotos».

Forest Therapy Hub

Forest Therapy Hub

Carrito de compra
Ir arriba