Antoni Sanz

Antoni Sanz sobre la ciencia de la psique humana en la naturaleza para integrarla en la asistencia sanitaria

Antoni Sanz es Doctor en Psicología, profesor universitario en la Universitat Autonoma de Barcelona (UAB) hace décadas, especializado en investigación básica en motivación y emoción, y en investigación aplicada en psicología de la salud. Al iniciar sus estudios se apuntó a un curso de Espeleología para explorar cuevas e intentar con ello perder el terror a las alturas. Y vaya si lo ha logrado: es deportista de montaña federado, «montañero», como le gusta decirlo, y ha publicado investigaciones de vanguardia sobre cómo la naturaleza y los deportes en la naturaleza influyen en las emociones y la cognición.

Es parte del equipo de expertos internacionales que dará clases durante la formación FTHub Profesional de Terapia de Bosque Inmersiva de 8 días en Barcelona, FTHub Summer School. Disfrutalo, su abordaje es un verdadero regalo.

«Antes de empezar con el proyecto actual, que es terapias de actividad en la naturaleza, habíamos hecho un proyecto en el cual se empleaban deportes de riesgo, en la naturaleza, como las vías ferratas, los saltos de puenting, el bungee jumping, como modelos naturales de inducción de emociones. Porque uno de los problemas que tenemos los que hemos hecho investigación básica de laboratorio es que es muy difícil inducir emociones en un contexto de laboratorio por motivos éticos, y sobre todo por porque es claro, la intensidad de las respuestas es pequeña y además es fásica, y es mal representativa de las situaciones reales. En cambio, una persona cuando está practicando un deporte de riesgo, su emoción es absolutamente genuina.

«No conozco a nadie, literalmente a nadie, que no te diga que las actividades que ellos realizan, sean senderismo, montañismo, barranquismo, cualquier actividad, no las plantean como una técnica de gestión del estrés»

«Y las utilizamos como una forma natural de inducir emociones para explorar qué efectos tenía eso sobre la capacidad del cerebro para procesar información. Y en el contexto de esos primeros estudios, donde eran un mero uso instrumental de esos deportes como contexto para la inducción natural de emociones reales, para estudiar los efectos sobre el procesamiento de información, empezamos a concebir en nuestra investigación a las actividades deportivas en la naturaleza como espacio para mejorar la salud Humana».

La clave de los beneficios a largo plazo

«La gente ha descubierto con más intensidad que nunca los espacios naturales no solo para hacer deporte, sino para hacer también salud mental y bienestar emocional. Y estamos viendo que en el mundo sanitario se entiende que las actividades prácticas en la naturaleza pueden ser susceptibles de ser integradas dentro del sistema de salud, que se puede prescribir. De la misma manera que hasta ahora, pues para resolver un problema de salud mental se podía prescribir una pastilla, por qué no prescribir, sobre todo en casos leves a moderados, por ejemplo, de sintomatología ansioso depresiva, prescribir actividad, actividad deportiva y ¿por qué no actividad deportiva en la naturaleza?

«Mi experiencia claramente apunta a que hay unos beneficios que no solo son transitorios, que no sólo son en el momento que estás realizando esa actividad en la naturaleza, sino luego cuando vuelves a casa y cuando recuerdas esa actividad, incluso cuando estás planificando una nueva salida a la montaña, solo la expectativa que te genera ya te empieza a generar unas emociones positivas que estás experimentando. Ya solo con esa anticipación cognitiva que tienes de esa actividad, ya estás disfrutando aunque todavía no estás en la naturaleza».

«Una gran mayoría de las personas que conozco que practican deportes de montaña dicen que tales actividades, como senderismo, montañismo o barranquismo, son una forma efectiva de autogestión del estrés»

«Y contrastando esa experiencia con otras personas con las cuales pues yo comparto, una gran mayoría de las personas que conozco que practican deportes de montaña dicen que tales actividades, como senderismo, montañismo o barranquismo, son una forma efectiva de autogestión del estrés. De hecho, muchas veces tienen un cierto síndrome de abstinencia cuando en su cotidianidad no pueden recibir esa dosis porque saben que es terapéutica, la necesitan».

Prescripción de Naturaleza

«¿Hasta qué punto esto que yo estoy narrando de esta manera, esto que otras personas me están narrando, hasta qué punto no lo podemos someter a una evaluación científica con una metodología rigurosa? Lo hemos hecho, estamos haciendo aportaciones, hemos hecho varios estudios con diversas metodologías y todos en general convergen a una misma conclusión: de que hay beneficios no solo durante la práctica de esa actividad física en la naturaleza, sino que lo transfieres porque te lo llevas a tu casa.

«Y en algunos casos, bajo determinadas condiciones, pueden haber efectos bastante estructurales, que puedan durar más que unas horas o unos cuantos días. Te cambian, puede modificar tu manera de percibir la realidad y de percibirte a ti mismo y pueden afectar a tu calidad de vida, tu satisfacción con la vida en general. Tenemos evidencia en ese sentido y nuestra evidencia científica es bastante coherente con la escasa pero creciente evidencia científica que se está produciendo por parte de otros grupos de investigación.

«Hacen falta sinergias de manera que trabajemos conjuntamente para generar suficiente evidencia científica y podamos recomendar a los actores de Gobernanza del Mundo Sanitario, de que merece la pena hacer un esfuerzo para incorporar la prescripción social de actividades físicas en la naturaleza en los esquemas de salud, sobre todo de promoción de la salud».

De cuevas, vocación e investigación

«Fue cuando tenía 18 años que se me ocurrió apuntarme a un curso de iniciación a la espeleología, a la exploración de cavidades de cuevas de simas. Lo hice por una cuestión de interés deportivo, por interés científico, pero también por interés personal, porque tenía mucho miedo a las alturas. Y efectivamente, conseguí resolver definitivamente de por vida mi problema de miedo a las alturas.

«Les tengo respeto porque hago mucha actividad vertical, digamos montañismo y tal, pero ya no tengo esa sensación de vértigo que tenía. Yo me iba a la montaña, cerca de mi casa al parque natural de Sant Llorenç del Munt, y me iba yo después de salir del trabajo, con mis zapatillas, con mi pequeño hidratador a la montaña».

«La naturaleza forma parte de mi vida. Yo no puedo concebir mi vida si no es con esas dosis de actividad en la naturaleza».

«De pequeñito tenía clara mi vocación científica, quería ser aquel científico que ayudaba a los astronautas a hacer investigación científica. Y elegí como primera opción para la Universidad a la Psicología y me siento muy realizado, no solo por ser montañero, sino porque haber conseguido mi ilusión. Entré en la Universidad Autónoma de Barcelona, hice la licenciatura, el doctorado y aquí sigo como profesor universitario. O sea que súper encantado de haber escogido esta profesión maravillosa».

 

Ph: Cortesía Antoni Sanz

Picture of Forest Therapy<br> Hub

Forest Therapy
Hub

Carrito de compra
Scroll al inicio